martes, 20 de diciembre de 2011

Cómo fabricar espadas de softcombat: mantenimiento y reparación.

Una vez que tenemos nuestras espadas artesanas de softcombat es importante que las conservemos adecuadamente, ya que con el uso se irán deteriorando y no queremos que el deterioro pueda causar riesgos a nuestros oponentes. Así pues, aquí tenéis unos consejos que espero que os ayuden, para que vuestras espadas tengan una vida más larga.
Entre otras cosas, procurad no arrastrar la punta por el suelo ni apoyaros en ella, pues acabaría rompiéndose, y no se puede reparar. Tampoco golpeéis contra paredes y objetos sólidos, pues el grueso del impacto lo va a recibir la espada, y aunque no se va a romper, se puede despegar, dañar, rasgar o perjudicar de alguna manera. Del mismo modo, procurad evitar que la espada se moje mucho y, sobre todo, que se “cueza” (si la dejáis dentro de un coche un día de agosto, en Sevilla, la espada se va a cocer), ya que entonces la cola de contacto perderá todas sus propiedades y se despegará totalmente, y la cinta americana también comenzará a despegarse.
  • Consejos de conservación y mantenimiento:
No arrastrar la punta por el suelo ni apoyarse sobre ella.
No golpear paredes, superficies rugosas ni objetos sólidos.
No mojar ni someter a altas temperaturas de forma continuada. No quemar.
Si la cinta americana comienza a desgastarse, cubrir con otra capa de cinta.
Si la hoja recibe algún rasguño o pequeño corte, cubrir con una capa de cinta americana.
Si la varilla que forma la espada atraviesa la gomaespuma o sale por la punta de la espada, esta espada no tiene reparación. No la uses.

En general las espadas fabricadas de este modo suelen durar un mínimo de 50 horas de combate y un máximo de 100 (más o menos).
  • Si el extremo de la varilla sale por la punta o atraviesa la gomaespuma?
En este caso no hay mucho que hacer. Lo siento, pero vuestra espada ha pasado a mejor vida. Esto no se debe reparar de ninguna manera imaginable, ya que es muy peligroso. Lo mejor que podéis hacer es arrancar toda la gomaespuma, sacar el alma, limpiarla y fabricaros otra espada.
Importante: NO TIENE REPARACIÓN.


  • Si la espada se despega por dentro y la varilla queda suelta?
Si le dais un buen uso a la espada esto acabará ocurriendo antes o después. Repararlo es relativamente fácil, pero esto ya es un aviso de que le queda poco a nuestra compañera de fatigas. Cuando esto suceda no utilicéis la espada hasta haberla reparado, ya que si golpeáis con ella, los golpes los daréis con la varilla y la gomaespuma no acolchará nada en absoluto.




Para reparar esto, sólo hay que buscar al tacto la parte que se haya despegado. Con un cutter que corte bien (y guantes de seguridad puestos), rajaremos con mucho cuidado y precisión la espada por el filo, es decir, meteremos el cutter entre las dos láminas que se han despegado por uno de los filos, y cortaremos la cinta americana para dejar al descubierto la sección que se ha despegado. Cortad sólo por uno de los lados, el otro debe quedar entero.
Ahora, sin guantes, quitaremos los trozos de cola de contacto seco que ya no pegan nada y que sólo están molestando, de forma que dentro de la espada podamos ver las dos laminas de gomaespuma y la varilla de fibra de vidrio.


Una vez limpio, revisad con los dedos que no queden huecos sin pegar adyacentes a la zona que se os ha despegado. Si quedan huecos los rellenaremos con cola. Ahora coged una brocha plana pequeña y embadurnad bien todo el interior de la espada y también la varilla. Aseguraos de que la brocha entra en los huecos que hayáis podido detectar, para que también queden pegados y no siga despegándose por ellos.
Una vez bien aplicada la cola, colocad la espada en un lugar plano y aplicadle peso sobre la zona a pegar.
Cuando se haya secado, con unas tijeras o un cutter recortad la cola que haya rebosado por el borde, para evitar cortes y arañazos, y cubrid la parte que habéis reparado con una tira de cinta americana. Voilá!
Si se separa una segunda vez es hora de retirar la espada.
  • Si se rompe o despega el pomo de la espada?
Esto es bastante fácil. Sólo hay que pegarlo en caso de que se haya roto, y parchearlo con cinta americana para que quede bien. Y si simplemente se ha despegado de la espada, pues toca pegarlo y fijarlo ayudándose de cinta americana o cinta aislante.
  • Si se rompe la guarda o parte de ella?
Este caso es bastante habitual cuando la guarda que hemos realizado tiene poco espesor y sobresale bastante de la hoja. Dado que el interior no es rígido, lo más probable es que se acabe rompiendo. Esto pasa casi siempre con las espadas de guarda en cruz, la típica espada europea.
En estos casos podemos hacer dos cosas. La primera y más sencilla, colocar un poco de cinta americana sobre la parte rota y seguir luchando sin guarda. Es la menos estética, pero la más sencilla y rápida.
La segunda opción, es igualar la zona de rotura (usando cutter y lija) y pegarle otra pieza de gomaespuma que sustituya el pedazo de guarda que se ha roto. Después lo recubrimos con cinta americana y a seguir combatiendo. Lo más probable es que se rompa de nuevo.


  • Cómo recupero el alma de una espada vieja?
Pues con mucho cuidado y esmero. Lo primero que hay que hacer es quitar la gomaespuma con cuidado. Lo mejor es ponerse unos guantes, coger un cutter y con mucho cuidado de no tocar la varilla, ir cortando la gomaespuma. Después lo pelaremos como un platano, desde la punta hacia la guarda, sin preocuparnos de los restos que queden pegados.


La parte de la guarda la quitaremos del mismo modo, cortando la parte superficial y quitando la gomaespuma, cola, cuarda, cinta aislante, todo lo que lleve con cuidado y a mano. Cuando tengamos a la vista la varilla de fibra de vidrio y/o la varilla metálica del equilibrado la retiraremos con cuidado de no dañar la fibra de vidrio. Es muy importante que no astillemos la fibra de vidrio ni que le hagamos cortes con el cutter, porque el objetivo es recuperar la varilla para poder hacer una nueva espada sin tener que comprar otra.
Para quitar los restos de cola y gomaespuma de la varilla de fibra de vidrio podemos hacerlo con el cutter con mucho cuidado, o podemos coger un pliego de papel de lija y acariciar la varilla a lo largo, haciendo pasadas largas. Puede ser un poco lento, pero el resultado es estupendo. Si haceis esto es importante que os pongais guantes y lo hagáis en un lugar que se pueda ensuciar, porque esto suelta mucho polvo y no es bueno respirarlo.
Si cuando queramos recuperar la varilla de una espada nos encontramos que la parte en la que hemos colocado la varilla de hierro esta desgastada, tendremos que cortar esa parte y deshecharla, ya que la espada corre el riesgo de partirse en ese punto si seguimos utilizando esa varila. Lo mejor es limpiarla, tirar la parte deteriorada y utilizar el resto para hacer una espada corta o algo similar.

Bueno, estos son los casos más habituales en el mantenimiento de espadas de gomaespuma fabricadas según este método (aprobado por el Concilio de herreros).
Si os encontráis con algún caso no descrito en estas líneas, por favor sacadle una foto y enviádmela, estaremos encantados de analizar el siniestro y buscarle soluciones (si las tiene).
Si alguien se topa con una espada de fibra de vidrio (que no sea hueca) partida por la mitad, que le saque una foto, porque ese gañan se merecerá un post de “homenaje”.
Por si acaso permitidme unas últimas lineas:
  • Consejos de seguridad personal:
Utiliza gafas de seguridad siempre.
Utiliza guantes para evitar los golpes y roces.
Recomendamos el uso de coquilla para evitar golpes accidentales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada